El amor en tiempos de Covid

El 14 de febrero esta a la vuelta de la esquina y los entusiastas de esta celebración han iniciado la caza de regalos para su “media naranja”. Ositos de peluche, chocolates, globos en forma de corazón, que no hacen más que alegrar la vista por unos días para después terminar en la basura, son parte de las opciones. Otros optan por productos más costosos que buscan agradar y engrandecer el amor que sienten.

¿Pero ustedes saben cómo y dónde surgió esta festividad? Se dice que desde el año 496 se conmemora el Día de San Valentín como reconocimiento a las obras que realizó San Valentín de Roma durante su vida y que están relacionadas con el amor al prójimo. Posteriormente, este día se fue asociando con otros mártires de nombre Valentín y por muy absurdo que parezca también realizaban acciones amorosas que de una u otra manera le fueron sirviendo a la iglesia católica para construir un concepto sólido que dejara atrás la festividad pagana que buscaba la fertilidad de las mujeres mediante azotes con pedazos de piel de animal mojados en su propia sangre. Así pues, esta festividad de origen cristiano que surgió en el siglo V en Roma se expandió por todo el mundo hasta ser celebrada tanto por cristianos como laicos, y se ha ido transformando hasta convertirse en lo que conocemos en México como el 14 de febrero, Día del amor y la Amistad.

Después de un breve instante de historia nos parece que el 14 de febrero es un ejemplo de transformación, adaptabilidad y hasta de resiliencia. Nos atrevemos a decir que los nuevos métodos para impulsar la fertilidad o el deseo en las mujeres y en los hombres son mucho más efectivos. Pero este año, los tiempos son diferentes y la festividad seguramente se reinventará nuevamente para lograr su cometido: celebrar actos de amor y amistad.

Si Gabriel García Marques viviera seguro escribiría: “EL Amor en tiempos de Covid” y seguramente rescataría más de una historia de Florentinos y Ferminas, de esas que se vuelven ejemplos de romanticismo, pero ahora el escenario podría ser en Colombia o en cualquier parte del mundo. No es que el amor en estos tiempos haya cambiado y que ahora tengamos una nueva tipificación, sino que durante casi 12 meses nuestra vida se ha transformado y no solo para los mexicanos sino para todos los habitantes del planeta.

Durante casi un año, así como la festividad del 14 de febrero, lo que más hemos hecho es transformarnos. Sí, hemos transformado el estilo de vida, los hogares en escuelas y oficinas, las reuniones en video llamadas, la manera de comprar, la forma en que hacemos ejercicio, el pensamiento y las capacidades. Los que hemos sobrevivido a estos tiempos, y no sabemos por cuánto, estamos convencidos de que no queremos esperar hasta el 14 de febrero para hacer esa llamada, para abrazarnos con la palabra, para cuidarnos a la distancia, para acompañarnos en la soledad, para regalarnos tiempo, para escucharnos, para comer juntos, para agradecer la vida, pero sobre todo para celebrar la presencia del que esta a tu lado y que no precisamente es igual a ti, nada de medias naranjas.

Seguramente tú eres naranja y tu amor papaya no hay otras mitades ni almas gemelas tan solo hay personas que aman y respetan a otras por sus virtudes y defectos, porque no todos somos tan malos ni tan buenos, ni todo es negro o blanco, así como en el universo el sol y luna se complementan así seguro te has complementado con tu amor. Y es justo lo que queremos celebrar en Chunchos con la colección del Día del amor y la Amistad; la diversidad, la oportunidad, la vida y por supuesto el amor a nuestros seres queridos y el amor propio. Forma parte de este movimiento y regala amor cuando quieras, hoy, mañana, el 14 de febrero, el jueves o el domingo, no importa cuando, solo hazlo. ¡Enjoy life!

 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados